12.04.2017

[DÍAS Y HORARIOS] Fifty Shades Darker en HBO




HBO estrenará el mes DICIEMBRE, Cincuenta Sombras Más Oscuras y te dejamos los días y horarios para que puedas verlo.









11.28.2017

TRADUCCIÓN: Adelanto de Más Oscuro.

Adelanto de #Darker publicado por E. L. James. Traducido por EL AMO Y LA SUMISA. 



Jueves 9 de Junio, 2011

Me siento. Esperando. Mi corazón está golpeteando. Son las 5:36 y miro a través del vidrio tintado de mi Audi hacia la puerta de su edificio. Sé que llegué temprano, pero he estado esperando este momento todo el día.
Voy a verla.
Me muevo en mi asiento en la parte trasera del coche. La atmósfera se siente sofocante, y aunque estoy tratando de mantener la calma, la ansiedad y la anticipación anudan mi estómago y presionan mi pecho. Taylor está en el asiento del conductor, mirando al frente, sin palabras, luciendo su compostura habitual, mientras yo apenas puedo respirar. Es irritante.
¡Demonios! ¿Dónde está ella?
Está dentro, dentro de Seattle Independent Publishing. Más allá de una amplia y abierta acera, el edificio está en mal estado y necesita renovación; el nombre de la empresa está grabado al azar en el cristal, y el efecto mate de la ventana se está pelando. El negocio detrás de esas puertas cerradas podría ser una compañía de seguros o una firma de contabilidad: no exhiben sus mercancías. Bueno, eso es algo que puedo rectificar cuando tome el control. SIP es mío... Casi. He firmado los documentos de la empresa.
Taylor aclara su garganta y sus ojos se encuentran con los míos en el espejo retrovisor.
"Esperaré afuera, señor," dice sorprendiéndome, y el sale del auto antes de que pueda detenerlo.
Tal vez él está más afectado por mi tensión de lo que pensaba. ¿Soy tan obvio? Tal vez él está tenso. Pero, ¿por qué? Tal vez sea porque tuvo que lidiar con mis cambiantes estados de ánimo la semana pasada, y sé que no he sido fácil.
Pero hoy ha sido diferente. Estoy esperanzado. Es el primer día productivo que he tenido desde que ella me dejó, o eso siento. Mi optimismo me ha llevado a través de mis reuniones con entusiasmo. Diez horas para verla. Nueve. Ocho. Siete... Mi paciencia ha sido puesta a prueba por el reloj a medida que se acercaba mi reunión con la señorita Anastasia Steele.
Y ahora que estoy sentado aquí, solo y esperando, la determinación y la confianza que he disfrutado durante todo el día se están evaporando.
Quizás ella ha cambiado de opinión.
¿Será una reunión? ¿O solo soy su viaje gratis a Portland?
Chequeo mi reloj una vez más.
5:38.
¡Mierda! ¿Por qué el tiempo se mueve tan lento?
Contemplo la posibilidad de mandarle un e-mail para hacerle saber que estoy fuera, busco a tientas mi teléfono, no quiero quitar mis ojos de la puerta frontal. Recostándome, repaso sus últimos correos electrónicos en mi mente. Los conozco de memoria, todos ellos amables y concisos, pero sin una pista de que me ha estado echando de menos.
Tal vez sí sólo soy su viaje libre.
Descarto la idea y miro la puerta, deseando que aparezca.
Anastasia Steele, estoy esperando.
La puerta se abre y mi corazón se dispara a toda prisa, pero luego rápidamente tartamudea con desilusión. No es ella.
Demonios.
Ella siempre me ha tenido esperando. Una sonrisa sin humor tira de mis labios: esperando en Claytons, en  el Heathman después de la sesión de fotos, y nuevamente cuando le envié los libros de Thomas Hardy.
Tess...
Me pregunto si todavía los tiene. Ella quería devolvérmelos; quería donarlos a una obra de caridad.
No quiero nada que me recuerde a ti. 
La imagen de Ana dejándome aparece en mi mente: su rostro triste y ceniciento, herido de dolor y confusión. El recuerdo no es bienvenida. Es doloroso.
La hice tan miserable. Llevé todo demasiado lejos, demasiado rápido. Y me llena una desesperación que se ha vuelto demasiado familiar desde que se fue. Cerrando los ojos, trato de centrarme, pero me enfrento a mi miedo más profundo y más oscuro: ha conocido a alguien más. Ella comparte su pequeña cama blanca y su hermoso cuerpo con un maldito extraño.
Maldición, Grey. Mantente positivo.
No vayas allí. No todo está perdido. La verás en breve. Tus planes están en su lugar. Vas a ganarla de vuelta. Al abrir los ojos, miro la puerta de entrada a través de la ventana, mi estado de ánimo ahora es tan oscuro como el cristal tintado del Audi. Más personas abandonan el edificio, pero no Ana.
¿Dónde está ella? 
Taylor camina afuera y mira hacia la puerta principal. Cristo, se ve tan nervioso como yo. ¿Qué diablos es para él?
Mi reloj marca 5:43. Ella saldrá en un momento. Respiro hondo, tiro de mis puños y trato de enderezar mi corbata, sólo para descubrir que no llevo una. Infierno. Paso mi mano por mi cabello, intento descartar mis dudas, pero continúan atormentándome. ¿Soy solo un viaje gratis para ella? ¿Me habrá extrañado? ¿Ella me quiere de vuelta? ¿Hay alguien más? No tengo idea. Esto es peor que esperarla en el Marble Bar, y la ironía no se pierde en mí. Pensé que ese era el trato más grande que había negociado con ella y no resultó de la manera que esperaba. Nada resulta como espero con la señorita Anastasia Steele. El pánico me hace un nudo en el estómago una vez más. Hoy, tengo que negociar un trato más grande.
La quiero de vuelta.
Ella dijo que me amaba.
Mi ritmo cardíaco se dispara en respuesta a la adrenalina que inunda mi cuerpo. No. No. No pienses en eso. Ella no puede sentir eso de mí. Cálmate, Grey. Atención.
Miro una vez más a la entrada de Seattle Independent Publishing y ella está allí, caminando hacia mí.
Mierda.
Ana
El shock absorbe la respiración de mi cuerpo como una patada.

Debajo de una chaqueta negra lleva uno de mis vestidos favoritos, el morado y botas negras de tacón alto. Su cabello, bruñido por el sol de la tarde, se balancea con la brisa mientras se mueve. Pero no es su ropa ni su cabello pero no es eso lo que mantiene mi atención. Su cara es pálida, casi translúcida. Hay círculos oscuros debajo de sus ojos, y ella está más delgada.
Más delgada.
Ella también ha sufrido.
Mi preocupación por su apariencia se convierte en enojo.
No. Furia. Ella no ha estado comiendo. Ella ha perdido, ¿qué, cinco o seis libras en los últimos días? Ella mira a un tipo al azar detrás de ella y le da una amplia sonrisa. Es un hijo de puta guapo, lleno de sí mismo. Estúpido.

Su intercambio despreocupado solo alimenta mi furia. Él la observa con evidente aprecio masculino mientras camina hacia el automóvil, y mi ira aumenta con cada uno de sus pasos.
Taylor abre la puerta y le ofrece su mano para ayudarla a subir
dentro. Y de repente ella está sentada a mi lado.
"¿Cuándo comiste por última vez?" Suelto, luchando por mantener la compostura.
Sus ojos azules me miran, desnudándome y dejándome tan crudo como lo hicieron la primera vez que la vi.
"Hola, Christian. Sí, es agradable verte también ", dice.
Qué. Carajos. Mierda.
"No quiero tu boca inteligente ahora. Respóndeme."
Ella se mira las manos en el regazo, para que no pueda tener idea de lo que está pensando, y luego saca a relucir alguna excusa poco convincente acerca de comer un yogur y un plátano.
¡Eso no está comer!
Intento, realmente intento, controlar mi temperamento.
"¿Cuándo fue la última vez que comiste de verdad?" La presiono, pero ella me ignora, mirando por la ventana. Taylor se aleja de la acera, y Ana le dice adiós al hombre que la siguió fuera del edificio.
"¿Quién es ese?"
"Mi jefe."
Entonces ese es Jack Hyde. Recuerdo los detalles de los empleados que hojeé esta mañana: desde Detroit, becado para Princeton, se abrió camino en una editorial en Nueva York, pero ha cambiado cada pocos años de empleo, trabajando en todo el país. Nunca le duran las asistentes más de tres meses. Él está en mi lista de vigilancia, y haré que mi asesor de seguridad, Welch, averigüe más.
Enfócate en el asunto en cuestión, Grey.
"¿Y bien? ¿Tu última comida?"
"Christian, realmente no es de tu incumbencia", susurra.
"Todo lo que hagas me preocupa. Dime."
No me dejes, Anastasia. Por favor.
Soy el viaje gratis.
Suspira con frustración y pone los ojos en blanco para fastidiarme. Y lo veo, una sonrisa suave tirando de la esquina de su boca. Ella está tratando de no reírse.
Ella está tratando de no reírse de mí. Después de todo el dolor de corazón que he sufrido, es tan refrescante que rompe mi ira. Es tan Ana. Me encuentro imitándola, y trato de ocultar mi sonrisa.
"¿Bien?" Mi tono es mucho más suave.
"Pasta alla Vongole, el viernes pasado", contesta, con voz apagada.
Cristo, ¡ella no ha comido desde nuestra última comida juntos! Quiero ponerla sobre mis rodillas, ahora mismo, aquí en la parte trasera del SUV, pero sé que no puedo volver a tocarla así nunca más.
¿Qué hago con ella?
Ella mira hacia abajo, examinando sus manos, su rostro más pálido y triste que antes. Trato de entender qué hacer. Una emoción inoportuna florece en mi pecho, amenazando con abrumarme, pero la aparto.
Mientras la estudio, resulta dolorosamente claro que mi mayor temor es infundado. Sé que no se emborrachó y conoció a alguien. Mirando cómo está ahora, sé que ha estado sola, metida en la cama, llorando a lágrima viva. La idea es a la vez reconfortante y angustiante.
Soy responsable de su miseria.
Yo.
Soy un monstruo. Yo le hice esto a ella. ¿Cómo puedo volver a ganarla?
"Ya veo". Las palabras se sienten inadecuadas. Mi tarea de repente se siente demasiado imposible. Ella nunca me querrá de vuelta. Contrólate, Grey. Calmo mi miedo y hago una súplica. "Parece que has perdido al menos cinco libras, más desde entonces. Por favor come, Anastasia."
Estoy indefenso. ¿Que más puedo decir? Se queda quieta, perdida en sus propios pensamientos, mirando al frente, y tengo tiempo para estudiar su perfil. Ella es tan fina, dulce y hermosa como recuerdo. Quiero extender la mano y acariciar su mejilla. Sentir lo suave que es su piel... comprobar que ella es real. Giro mi cuerpo hacia ella, con ganas de tocarla.
"¿Cómo estás?" Pregunto, porque quiero escuchar su voz.
"Si te dijera que estoy bien, estaría mintiendo". Maldita sea. Estoy en lo cierto. Ella ha estado sufriendo, y es todo por mi culpa. Pero sus palabras me dan un mínimo de esperanza. Quizás ella me extrañó. ¿Tal vez? Animado, me aferro a ese pensamiento.
"Yo también. Te extraño." Alcanzo su mano porque no puedo vivir un minuto más sin tocarla. Su mano se siente pequeña y helada engullida por la calidez de la mía. "Christian. Yo-" se detiene, su voz se quiebra, pero ella no retira su mano de la mía.
"Ana, por favor. Necesitamos hablar." "Christian. Por favor. He llorado mucho ", susurra, y sus palabras, y la visión de ella luchando por contener las lágrimas, perforar lo que queda de mi corazón.
"Oh, bebé, no". Tiro de su mano y antes de que ella pueda protestar, la pongo en mi regazo, rodeándola con mis brazos. Oh, la sensación de ella. "Te he echado mucho de menos, Anastasia."
 Ella es demasiado ligera, demasiado frágil, y quiero gritar de frustración, pero en su lugar entierro mi nariz en su cabello, me abruma su aroma embriagador. Es una reminiscencia de tiempos más felices: un huerto en el otoño. Risa en casa. Ojos brillantes, llenos de humor, malicia y deseo. Mi dulce, dulce Ana.
Mía.
Al principio, está tensa por la resistencia, pero después de un tiempo se relaja contra mí, con la cabeza apoyada en mi hombro. Envalentonado, me arriesgo y, cerrando los ojos, le beso el pelo. Ella no lucha fuera de mi agarre, y es un alivio. He extrañado  a esta mujer. Pero debo tener cuidado. No quiero que se vaya de nuevo. La abrazo, disfrutando de la sensación de ella en mis brazos y este simple momento de tranquilidad.
Pero es un breve interludio: Taylor llega al helipuerto del centro de la ciudad de Seattle en un tiempo récord.
"Ven." Con renuencia, la levanto de mi regazo. "Estamos aquí."
Sus ojos perplejos buscan los míos.
"Hay un helipuerto en la parte superior de este edificio". ¿Cómo creía que llegaríamos a Portland? Llevaría al menos tres horas conducir. Taylor abre su puerta y yo salgo de mi lado.
"Debería devolverte el pañuelo", le dice a Taylor con una sonrisa tímida.
"Guárdelo, señorita Steele, con mis mejores deseos".
¿Qué demonios está pasando entre ellos?
"¿A las nueve?" Interrumpo, no solo para recordarle a qué hora nos recogerá en Portland, sino también para evitar que hable con Ana.
"Sí, señor", dice en voz baja.
Maldición. Ella es mi chica. Los pañuelos son asunto mío, no de él.
Destellos de su vómito en el suelo, yo retirándole el pelo, pasan por mi cabeza. Le di mi pañuelo entonces. Nunca lo recuperé. Y más tarde esa noche la vi dormir a mi lado. Quizás ella todavía lo tiene.
Quizás ella todavía lo usa.
Detente. Ahora. Grey.
Tomo su mano, ya no está helada, pero su mano aún está fría, la conduzco al interior del edificio. Cuando llegamos al ascensor, recuerdo nuestro encuentro en el Heathman. Ese primer beso.
Sí. Ese primer beso.
El pensamiento despierta mi cuerpo. Pero las puertas se abren, distrayéndome, y de mala gana la libero para llevarla adentro.
El ascensor es pequeño y ya no nos tocamos. Pero la siento. Toda ella.
Aquí. Ahora.
Mierda. Yo trago.
¿Es porque ella está tan cerca? Sus ojos oscuros miran hacia los míos.
Oh, Ana. Su proximidad es excitante. Ella inhala bruscamente y mira hacia el piso.
"Yo también lo siento." Tomo su mano otra vez y acaricio sus nudillos con mi pulgar. Ella me mira, sus ojos insondables se nublan de deseo.
Mierda. La deseo.
Ella se muerde el labio.
"Por favor, no te muerdas el labio, Anastasia." Mi voz es baja, llena de anhelo.
¿Siempre la querré así? Quiero besarla, presionarla contra la pared del elevador como lo hice durante nuestro primer beso. Quiero follarla aquí, y hacerla mía otra vez. Ella parpadea, sus labios se separan suavemente, y reprimo un gemido. ¿Cómo hace esto? ¿Desarmarme con una mirada? Estoy acostumbrado a controlar todo
y prácticamente estoy babeando sobre ella porque sus dientes están presionando su labio. "Sabes lo que eso provoca en mí".
Y en este momento, cariño, quiero tomarte en este ascensor, pero no creo que me lo permitas.
Las puertas se abren y la ráfaga de aire frío me devuelve al presente. Estamos en el techo, y aunque el día ha sido cálido, el viento es fresco. Anastasia se estremece a mi lado. Envuelvo mi brazo a su alrededor y ella se acurruca a mi lado. Se siente muy ligera, pero su pequeño cuerpo se ajusta perfectamente debajo de mi brazo.
¿Ves lo bien que encajamos, Ana?
Salimos al helipuerto en dirección a Charlie Tango. Los rotores están girando lentamente, ella está lista para el despegue. Stephan, mi piloto, corre hacia nosotros.
Nos damos la mano, y mantengo a Anastasia metida debajo de mi brazo.
"Listo para irse, señor. ¡Ella es toda tuya!", grita por encima del ruido de los motores del helicóptero.
"¿Todos los chequeos están hechos?"
"Sí señor."
"¿La recogerás alrededor de las ocho y media?"
"Sí, señor."
"Taylor te está esperando afuera".
"Gracias, Sr. Grey. Vuelo seguro a Portland, Señora." Saluda a Anastasia y se dirige al ascensor. Nos agachamos bajo los rotores y abro la puerta, tomándola de la mano para ayudarla a subir a bordo.
Mientras la amarro en el asiento, su aliento se detiene. El sonido viaja directo a mi ingle. Aprieto las correas con fuerza, tratando de ignorar la reacción de mi cuerpo hacia ella.
"Esto debería mantenerte en tu lugar". El pensamiento pasa por mi cabeza y me doy cuenta de que lo he dicho en voz alta. "Debo decir que me gusta este arnés. No toques nada".
Ella se sonroja. Finalmente, un poco de color en su rostro, y no me puedo resistir. Paso la parte posterior de mi dedo índice por su mejilla, trazando la línea de su sonrojo.
Señor, deseo a esta mujer.
Ella frunce el ceño, y sé que es porque no puede moverse. Le entrego unos auriculares, me siento y me abrocho el cinturón de seguridad.
Reviso mis comprobaciones previas. Todos los instrumentos están en verde sin luces de advertencia. Muevo los aceleradores para "volar", establezco el código del transpondedor y confirmo que la luz anticolisión está encendida. Todo se ve bien. Me pongo los auriculares, enciendo las radios y verifico las rpm del rotor.
Cuando me vuelvo hacia Ana, ella me mira atentamente.
 "Lista, bebé?"
"Sí". Tiene los ojos muy abiertos y emocionados. No puedo evitar una sonrisa lobuna mientras llamo por radio a la torre para asegurarme de que están despiertos y escuchando.
Una vez que tengo permiso para despegar, verifico la temperatura del aceite y el resto de los medidores. Todos están en rango de funcionamiento normal, así que aumento el , y Charlie Tango, como la elegante ave que es, se eleva suavemente hacia el cielo.
Oh, me encanta esto.
Sintiéndome un poco más seguro a medida que ganamos altitud, miro a la señorita Steele a mi lado.
Es hora de deslumbrarla.
Hora del show, Grey.
"Hemos perseguido el amanecer, Anastasia. Ahora el anochecer."
 Sonrío, y me recompensa con una sonrisa tímida que ilumina su rostro. La esperanza se agita en mi pecho. La tengo aquí cuando pensé que todo estaba perdido y ahora parece más feliz que cuando salió de su oficina. Tal vez sea solo su viaje gratis, pero voy a tratar de disfrutar cada maldito minuto de este vuelo con ella.
El Dr. Flynn estaría orgulloso.
Estoy disfrutando momento. Y soy optimista Puedo hacer esto. Puedo ganarla de vuelta.
Pasos de bebé, Grey. No te adelantes.
"Con el sol de la tarde, hay más que ver esta vez", digo, interrumpiendo el silencio. "Escala está por allí. Boeing allí, y puedes ver el Space Needle".
Curiosa como siempre, ella levanta su delgado cuello para mirar.
"Nunca he estado allí", dice.
"Te llevaré. Podemos comer allí".
"Christian, rompimos." Escucho la consternación en su voz.
Eso no es lo que quiero escuchar, pero trato de no reaccionar de forma exagerada.
"Lo sé. Todavía puedo llevarte allí y alimentarte." La miro fijamente y ella se sonroja de un hermoso rosa pálido.
"Es muy hermoso aquí arriba. Gracias." Ella cambia de tema.
"Impresionante, ¿no es así?" Sigo su juego, ella tiene razón, nunca me canso de la vista desde aquí.
"Impresionante que puedas hacer esto".
Su cumplido me sorprende.
 "¿Un halago de usted, señorita Steele? Soy un hombre de muchos talentos".
"Soy plenamente consciente de eso, Sr. Gray", responde con aspereza, y yo reprimo una sonrisa soñadora imaginando a qué se refiere. Esto es lo que me he extrañado: su impertinencia, que me desarma en todo momento.
Mantenla hablando, Grey. 
"¿Qué tal el nuevo trabajo?"
"Bien, gracias. Interesante."
"¿Qué tal tu jefe?"
"Oh. Él está bien". Suena menos que entusiasta con Jack Hyde.
¿Ha intentado algo con ella?
"¿Qué está mal?" Necesito saber. ¿Ese idiota ha hecho algo inapropiado? Despediré su trasero si lo ha hecho.
"Aparte de lo obvio, nada".
"¿Lo obvio?"
"Oh, Christian, a veces eres muy obtuso," ella dice con juguetón desdén.
"¿Obtuso? ¿Yo? No estoy seguro de apreciar su tono, Señorita Steele."
"Bueno, no lo hagas", bromea, satisfecha consigo misma. Me gusta que ella se burle de mí.
Ella tiene la capacidad de hacerme sentir a dos pies de altura o diez pies de altura con solo una mirada o una sonrisa—es refrescante, y diferente de todo lo que he
conocido antes.
"Extrañe tu boca inteligente, Anastasia." Una imagen de ella sobre sus rodillas frente a mí aparecen en mi mente y me remuevo en mi asiento.
Mierda. Concentrate, Grey. Ella mira hacia otro lado, ocultando su sonrisa, y mira hacia los suburbios que pasan debajo de nosotros mientras reviso el rumbo. Todo está bien; estamos en camino hacía Portland.
Ella está callada, y le echo una mirada ocasional. Su cara está iluminada con curiosidad y maravilla mientras contempla el paisaje de abajo y el ópalo cielo.
Sus mejillas estan suaves y brillantes a la luz del atardecer. Y a pesar de su palidez y los círculos oscuros debajo de sus ojos—evidencia del sufrimiento que le he causado—ella es impresionante. ¿Cómo pude dejar que salga de mi vida?
¿En qué estaba pensando?
Mientras corremos por encima de las nubes en nuestra burbuja, en lo alto del cielo, mi optimismo crece y la confusión de la última semana retrocede. Lentamente, comienzo a relajarme, disfrutando de una serenidad que no he sentido desde que ella se fue. Me podría acostumbrar a esto.
Había olvidado lo contento que me siento en su compañía. Y es refrescante ver mi mundo a través de sus ojos.
Pero a medida que nos acercamos a nuestro destino, mi confianza flaquea. Espero por Dios que mi plan funcione.
Necesito llevarla a un lugar privado. Para cenar, tal vez. Maldición. Debería haber reservado una mesa en alguna parte. Ella necesita alimentarce.
Si la llevo a cenar, sólo necesitaré encontrar las palabras correctas. Estos últimos días me han demostrado que necesito a alguien— que la necesito. La quiero, pero ¿ella me querrá? ¿Puedo convencerla de darme una segunda oportunidad?
El tiempo dirá, Grey, solo tómalo con calma. No la asustes otra vez.
Aterrizamos en el helipuerto del centro de Portland quince minutos después.
Mientras relentizo los motores de Charlie Tango y apago el transpondedor, el combustible y las radios,
la incertidumbre que he sentido desde que resolví recuperarla resurge.
Necesito decirle cómo me siento—y eso va a ser difícil, porque no entiendo mis sentimientos hacia ella.
Sé que la he echado de menos, que he sido miserable sin ella, y que estoy dispuesto a intentar una relación a su manera.
¿Pero será suficiente para ella? ¿Será suficiente para mí?
Habla con ella, Grey.
Una vez que desabroché mi arnés, me inclino para deshacer el suyo y atrapo
un rastro de su dulce fragancia. Como siempre, ella huele bien. Sus ojos se encuentran con los míos en una mirada furtiva—revelando un pensamiento inapropiado. ¿Qué está pensando ella exactamente? Como de costumbre, me gustaría saber, pero no tengo idea.
"¿Buen viaje, señorita Steele?"
"Sí, gracias, Sr. Grey".
"Bueno, vamos a ver las fotos del chico". Abro la puerta, salto hacia abajo y
sostengo mi mano para ella.
Joe, el gerente del helipuerto, nos está esperando para saludarnos. Es un señor mayor: un veterano de la Guerra de Corea, pero aún es tan ágil y agudo como un hombre en sus cincuenta. Nada escapa de su atención. Sus ojos se iluminan cuando me da una sonrisa escarpada.
"Joe, mantenla a salvo para Stephan. Llegará alrededor de las ocho o las nueve."
"Lo haré, Sr. Grey. Señora. Su automóvil lo está esperando abajo, señor. Oh y
el ascensor está fuera de servicio. Tendrá que usar las escaleras ".
"Gracias, Joe".
Mientras nos dirigimos hacia la escalera de emergencia, miro las botas de tacón alto de Anastasia y recuerdo su poco digna caída en mi oficina.
"Lo bueno para ti es que son solo tres pisos con esos tacones". Escondo mi sonrisa.
"¿No te gustan las botas?", Pregunta, mirando a sus pies. Una agradable visión de ellas enganchadas sobre mis hombros me viene a la mente.
"Me gustan mucho, Anastasia." Espero que mi expresión no traicione mis pensamientos lascivos "Ven. Lo tomaremos con calma. No quiero que te caigas y te rompas el cuello."
Estoy agradecido de que el ascensor este fuera de servicio—me da una excusa plausible para sostenerla. Poniendo mi brazo alrededor de su cintura, la acerco a mi lado y bajamos las escaleras.
En el coche de camino a la galería, mi ansiedad se duplica; asistiremos a la inauguración de una exposición de su supuesto amigo. El hombre que, la última vez que lo vi, estaba tratando de meter su lengua en la boca de Ana.
Quizás en los últimos días han hablado. Tal vez esto es un esperado encuentro entre ellos.
Demonios, no había considerado eso antes. Espero que no sea así.
"José es solo un amigo", explica Ana.
¿Qué? ¿Ella sabe lo que estoy pensando? ¿Soy tan obvio? ¿Desde cuándo?
Desde que ella me quitó toda mi armadura y descubrí que la necesitaba.
Ella me mira y mi estómago se tensa.
"Esos hermosos ojos se ven demasiado grandes en tu cara, Anastasia. Por favor, dime que comerás".
"Sí, Christian, voy a comer". Suena menos que sincera.
"Lo digo en serio."
"¿Lo haces?" Su voz está cargada de sarcasmo, y casi tengo que sentarla en mis rodillas.
Maldición
Es hora de declararme.
"No quiero pelear contigo, Anastasia. Te quiero de vuelta, y te quiero saludable ". Me siento honrado con su mirada conmocionada, tengo toda su atención.
"Pero nada ha cambiado". Su expresión se convierte en un ceño fruncido.
Oh, Ana, lo ha hecho—ha habido un cambio sísmico en mí.
Llegamos a la galería y no tengo tiempo para explicar antes de la exhibición. "Hablaremos en el camino de regreso. Hemos llegado."
Antes de que ella pueda decir que no está interesada, salgo del auto, camino hacia
su lado, y abro la puerta. Ella se ve enojada cuando sale.
"¿Por qué haces esto?", Exclama, exasperada.
"¿Hacer qué?" Mierda—¿qué es esto?
"Decir algo así y luego simplemente parar".
Eso es todo—¿Por eso estás enojada?
"Anastasia, estamos aquí. Donde quieres estar. Hagamos esto y luego hablaremos. No quiero hacer una escena en la calle".
Ella aprieta los labios en un gesto petulante, luego me da un reticente "De acuerdo".
Tomando su mano, me muevo rápidamente hacia la galería, y ella se revuelve detrás de mí.
El espacio está iluminado y ventilado. Es uno de esos almacenes convertidos que están de moda en este momento, con todos los pisos de madera y paredes de ladrillo. Los conocedores de Portland sorben vino barato y charlan en voz baja mientras
ellos admiran la exhibición.
Una mujer joven nos saluda.
"Buenas noches, y bienvenidos a la exposición de Jose Rodriguez." Ella me mira.
Solo es una cara bonita, cariño. Mira hacia otro lado.
Está nerviosa, pero parece recuperarse cuando ve a Anastasia.
"Oh, eres tú, Ana. También queremos tu opinión sobre todo esto." Ella le da un
folleto y nos señala hacia el bar improvisado. Ana frunce el ceño, y
esa pequeña v que amo se forma sobre su nariz. Quiero besarla, como lo hice
antes.
"¿La conoces?" Pregunto. Ella niega con la cabeza y frunce el ceño. Yo me encojo de hombros. Bueno, esto es Portland. "¿Qué te gustaría beber?"
"Tomaré un vaso de vino blanco, gracias".
Mientras me dirijo al bar escucho un grito exuberante.
"¡Ana!"
Al volverme, veo que ese chico tiene sus brazos alrededor de mi chica.
Infiernos.
No puedo escuchar lo que dicen, pero Ana cierra los ojos, y por un momento horrible, creo que ella va a estallar en lágrimas. Pero permanece compuesta mientras él la sostiene con los brazos extendidos, evaluándola.
Sí, ella es está delgada por mi culpa.
Lucho contra mi culpa—aunque parece que ella está tratando de tranquilizarlo.
Por su parte, parece realmente interesado en ella. Demasiado interesado. La ira se enciende en mi pecho. Ella dice que solo es un amigo, pero es obvio que él no se siente
de esa manera. Él quiere más.
Retrocede, amigo, ella es mía.
"El trabajo aquí es impresionante, ¿no crees?" Un joven calvo en una camisa llamativa me distrae.
"No he mirado alrededor todavía", respondo, y me dirijo al camarero. "Es esto todo lo que tienes? "
"Sí. ¿tinto o blanco? ", Dice, sonando desinteresado.
"Dos vasos de vino blanco", gruño.
"Creo que estarás impresionado. Rodríguez tiene un ojo único", me dice el irritante idiota con la camisa chillona. Ignorándolo, miro a Ana. Ella me está mirando, con sus ojos grandes y luminosos. Mi sangre se espesa y es imposible mirar hacia otro lado. Ella es un faro en la multitud y estoy perdido en  su mirada. Ella se ve sensacional. Su cabello enmarca su cara y cae en una exuberante cascada rizada en sus pechos. Su vestido, más suelto de lo que recuerdo, todavía abraza sus curvas. Ella podría haberlo usado deliberadamente. Sabe que es mi favorito. ¿no? Vestido caliente, botas caliente...
Maldición. Contrólate, Grey
Rodríguez le hace una pregunta a Ana y se ve obligada a romper el contacto visual conmigo. Siento que ella es reacia a hacerlo, lo cual es agradable. Pero maldita sea,
ese chico tiene dientes perfectos, hombros anchos y traje afilado. Él es un apuesto hijo de puta, un imbecil fumador de marihuana, le daré eso. Ella asiente a algo que él dice y le da una sonrisa cálida y despreocupada.
Me gustaría que sonriera así conmigo. Él se inclina y besa su mejilla.
Cabrón.
Miro al camarero.
Date prisa hombre. Le está tomando una eternidad verter el vino, tonto incompetente.
Finalmente, él ha terminado. Agarro las copas, ignoro al joven a mi lado que está hablando de otro fotógrafo o algo así, y regreso a Ana.
Al menos, Rodríguez la ha dejado sola. Ella está perdida en sus pensamientos, contemplando una de sus fotografías. Es un paisaje, un lago, y no sin mérito, supongo. Ella me mira con una expresión cautelosa
mientras le doy un vaso. Tomo un sorbo rápido del mío. Cristo, es desagradable, un
cálido chardonnay sobrevalorado.
"¿Está a la altura?" Suena divertida, pero no tengo ni idea a qué se refiere: ¿la exposición, el edificio? "El vino", ella aclara.
"No. Rara vez lo hace en este tipo de eventos." Cambio el tema. "El chico tiene mucho talento, ¿no?"
"¿Por qué crees que le pedí que tomara tu retrato?"
Su orgullo en su trabajo es obvio. Me molesta. Ella lo admira y se interesa por
su éxito porque se preocupa por él. Ella se preocupa demasiado por él. Una emoción fea con un aguijón amargo se eleva en mi pecho. Son celos, un nuevo sentimiento, uno que solo he sentido a su alrededor—y no me gusta.
"Christian Grey?" Un tipo vestido como un vagabundo empuja una cámara en mi
cara, interrumpiendo mis oscuros pensamientos. "¿Puedo hacerle una foto, señor?"
Malditos paparazzi. Quiero decirle que se joda, pero decido ser cortés. No quiero que Sam, mi publicista, se ocupe de una queja de prensa.
"Claro." Extiendo la mano y tiro a Ana a mi lado. Quiero que todos sepan que ella es mía; si es que ella me quiere.
No te adelantes, Grey.
El fotógrafo toma algunas fotos.
"Señor Grey, gracias." Al menos el suena agradecido "¿Señorita...?" Pregunta, queriendo saber su nombre.
"Ana Steele", contesta, tímidamente.
"Gracias, señorita Steele." Se va y Anastasia sale de mi alcance.
Estoy decepcionado de dejarla ir y aprieto mis manos para resistir el impulso de tocarla de nuevo.
Ella me mira.
"Busqué fotos tuyas con citas en Internet. No hay ninguna. Es por eso que Kate pensó que eras gay ".
"Eso explica tu pregunta inapropiada." No puedo evitar sonreír mientras recuerdo su torpeza en nuestra primera reunión: su falta de habilidades para la entrevista, sus preguntas. ¿Es usted gay, Sr. Grey? Y mi molestia... Parece que fue hace mucho tiempo. Niego con la cabeza y continúo. "No, no tengo citas, Anastasia, sólo contigo. Pero eso ya lo sabes."
Y me gustaría tener muchas, muchas más.
"Así que tu nunca llevaste a tus"—baja la voz y mira por encima del hombro para comprobar que nadie está escuchando ... —"¿sumisas fuera?" Ella palidece ante la palabra, avergonzada.
"A veces. No en citas. De compras, ya sabes."
Esos viajes ocasionales fueron solo una distracción, tal vez una recompensa por un buen comportamiento de sumisión.
La única mujer con la que he querido compartir más... es Ana.
"Sólo tu, Anastasia," susurro, y quiero defender mi caso, preguntarle sobre mi proposición, ver cómo se siente y si ella me quiere de vuelta.
Sin embargo, la galería es un escenario demasiado público. Sus mejillas se vuelven de un delicioso color rosa que amo, y se mira las manos. Espero que sea porque a ella le gusta lo que digo, pero no puedo estar seguro. Necesito sacarla de aquí y por su cuenta. Entonces podremos hablar en serio y comer. Cuanto antes veamos el trabajo del chico, antes podremos irnos.
"Tu amigo aquí parece más un hombre de paisajes, que de retratos. Vamos a mirar alrededor." Extiendo mi mano, y para mi deleite, ella la toma.
Paseamos por la galería, deteniéndonos brevemente en cada fotografía. Aunque me molesta el chico y los sentimientos que inspira en Ana, tengo que admitir que
él es bastante bueno. Doblamos la esquina y nos detenemos.
Ahí está ella. Siete auténticos retratos de Anastasia Steele.  Ella se ve asombrosamente hermosa, natural y relajada, riendo, frunciendo el ceño,
haciendo pucheros, pensativa, divertida, y en uno de ellos, melancólica y triste.
Mientras examino el detalle en cada fotografía, lo sé, sin una sombra de
duda, que él quiere ser mucho más que su amigo.
"Parece que no soy el único", murmuro. Las fotografías son un homenaje a ella—sus cartas de amor—y están por todas las paredes de la galería para que cualquier imbécil al azar pueda comersela con los ojos.
Ana los mira atónita en silencio, tan sorprendida como yo de verlos.
Bueno, no hay forma de que alguien más los tenga. Quiero las fotos
Espero que estén en venta.
"Disculpa". Abandono a Ana por un momento y me dirijo a la recepción.
"¿Puedo ayudarlo?" Pregunta la mujer que nos saludó cuando llegamos. Ignorando sus parpadeantes pestañas y su sonrisa provocativa y excesivamente roja, pregunto, "Los siete retratos que tienes colgando en la parte de atrás, son para ¿venta?"
Una mirada de decepción aparece en su rostro, pero se resuelve en una amplia sonrisa.
"¿La colección de Anastasia? Un trabajo impresionante."
Una modelo impresionante.
"Por supuesto que están a la venta. Déjame ver los precios ", dice con entusiasmo.
"Los quiero a todos". Y busco mi billetera.
"¿Todos ellos?" Ella parece sorprendida.
"Sí". Mujer irritante.
"La colección es de catorce mil dólares".
"Me gustaría que sean entregados lo más pronto posible".
"Pero faltaran durante el resto de la exhibición", dice ella.
Inaceptable.
Le doy mi completa sonrisa de kilovatio, y ella agrega, nerviosa:
"Pero estoy segura que podemos arreglar eso."
Ella hurga con mi tarjeta de crédito mientras la desliza.
Cuando regreso con Ana, encuentro a un tipo rubio charlando con ella, probando su suerte.
"Estas fotografías son geniales", dice. Le pongo una mano territorial en el codo y le brindo mi mejor mirada de mierda. "Eres un tipo con suerte", agrega, dando un paso atrás.
"Lo soy", respondo, despidiéndolo mientras llevo a Ana contra la pared.
"¿Acabas de comprar uno de estos?" Ana asiente hacia los retratos.
"¿Uno de estos?" Me burlo. ¿Uno? ¿En serio?
"¿Compraste más de uno?"
"Los compré a todos, Anastasia." Y sé que sueno condescendiente, pero la idea de que alguien más tenga y disfrute estas fotografías está fuera de discusión. Sus labios se separan con asombro, y trato de no dejar que me distraiga. "No quiero que ningún extraño te coma con los ojos en la intimidad de su casa."
"¿Prefieres hacerlo tú?", Contesta ella.
Su respuesta, aunque inesperada, es entretenida; ella me esta reprochando.
"Francamente, sí", respondo del mismo modo.
"Pervertido", dice, y se muerde el labio. Sospecho que reprime una risa. Señor, ella es desafiante, divertida y correcta. "No puedo discutir con esa valoración, Anastasia".


11.17.2017

TUTORIAL: Cómo comprar en BookDepository (Argentina)



Se acerca el lanzamiento de Más oscuro (Cincuenta Sombras más Oscuras desde la perspectiva de Christian) [28 DE NOVIEMBRE EN INGLÉS, 5 DE DICIEMBRE EN ESPAÑOL] y ya sabemos que su precio en el país (ARGENTINA) será de $469.- en las librerías locales pero... ¡Hay una alternativa más económica!

Esta alternativa es bookdepository.com y aquí les voy a explicar qué es, cómo comprar y sus ventajas y desventajas.


Screen Shot 2015-07-12 at 16.33.53

*¿Qué es BookDepository?*

Definitivamente y por experiencia propia, puedo decir que este es el mejor y más confiable sitio para comprar libros en el extranjero a muy buen precio. Y con el actual régimen "puerta a puerta" podrán comprar todos los libros que deseen *redobles, por favor* sin límites, sin costo de envió ni impuestos por importación/aduaneros y recibir la orden en su domicilio.
Si tienen alguna duda, doy fe de que en caso de haber un problema, son rapidísimos en hacerse responsable, respetar las políticas de compra y darte una solución. 
Pueden acceder a muchísimos libros en muchísimos idiomas diferentes, incluso aquellos que jamás llegan al país, además de la preventa de los últimos lanzamientos... lo que nos lleva al tema de nuestro interés DARKER, o Más Oscuro en su edición traducida.


Como anteriormente dije, en las librerías el valor del libro supera los $400, pero en BD su precio es de sólo $249,82 y la preventa está disponible. 

*¿Cómo comprarlo?*



1) Para evitar confusiones de valores, cambiar el tipo de moneda a Peso Argentino. Aunque a la hora de facturar, la web nos cobrará en dólares. Esto no es un problema ya que a la hora de abonar el resumen, se puede pagar en pesos argentinos (al menos con mi banco, cada una consulte al suyo para estar seguras).

2)Iniciar sesión o generar una cuenta si son nuevas, como en cualquier otro sitio.

3) Buscar el libro que desean, en este caso DARKER. Aquí el link de la oferta: Más Oscuro by E.L. James 




4) Seleccionar pre-order para añadir al carrito de compras, luego de verificar que sea el libro que desean. Van a tener la opción "Continue Shopping" (continuar comprando) o "Basket/Checkout" (Ir al carrito y completar la compra).

5) Ahí podrán ver cuánto tardará la orden en llegar. Dado a que los libros salen desde REINO UNIDO, la demora es entre 10-15 días hábiles. El único problema que puede haber es, ajeno al sitio web, una demora en el centro de procesamiento de cada localidad. En mi primer compra, la orden llego antes de los 15 días pero en la segunda tardó bastante más, me comuniqué con BookDepository, explicándole mi problema y me dieron rapidísimo un código para seguir la orden y pude verificar que mi libro estaba en el correo de mi ciudad y ya el problema es la lentitud con la que trabajan allí. Así que, si pasados los 15 días desde que nos llega el mail avisando que el libro ha sido despachado (1 o 2 días hábiles luego de realizar la compra), podemos exigirle a BD el código de seguimiento. No antes.



6) Revisamos TODOS los detalles. Como pueden observar en la captura y ya les dijimos, el envío es COMPLETAMENTE GRATIS.

7) Hacemos el CHECKOUT.

8) Completamos MINUCIOSAMENTE los datos y los revisamos VARIAS veces para evitar errores. En caso de que la dirección de facturación (donde llega el resumen de la tarjeta) sea diferente al domicilio donde va a llegar la orden, tienen que completar el formulario
Delivery address (dirección de entrega) y poner en Billing Adress (dirección de facturación) los datos a donde llega el resumen. Si son iguales, debajo de Country (país) podrán tildar una opción que dice My shipping address is the same as the billing address (mi dirección de entrega es la misma que la dirección de facturación)  y no tendrán que repetir los datos.


8) Elegir tipo de tarjeta.
9) Escribir sin espacios, guiones o puntos, el número de la tarjeta.
10) Seleccionar la fecha de vencimiento que figura en la tarjeta.
11) Escribir TAL CUAL el nombre completo como figura en la tarjeta.
12) Escribir el código de seguridad de 3 dígitos que figura al dorso de la tarjeta.
13) Finalizar la compra.

Luego les llegará un mail con la confirmación de la compra, y más adelante un código de seguimiento que sólo puede usarse en BookDepository y sólo nos permite ver que la orden ha sido despachada. Como les había comentado, si quieren hacer un seguimiento más "exacto" la web sólo les dará un código LUEGO de que han pasado los 15 días hábiles desde el despacho y si el libro no ha llegado y el seguimiento con el mismo se realiza en una web que ellos te mandan o en SEGUIMIENTO CORREO ARGENTINO


 *Ventajas*

  • Envío gratuito.
  • Buenos precios y ofertas.
  • No se deben pagar ningún tipo de impuestos.
  • Llega directo a tu casa.
  • Generalmente llegan antes de los 15 días (hábiles).
  • Obtener libros que probablemente no lleguen al país.
  • Respeta las políticas de compran.
  • Son rápidos para darte una respuesta y solución en caso de problemas.
  • No hay que realizar trámites en la aduana.
  • No requiere llenar formularios o realizar otros tipos de trámites.

*Desventajas*

  • Los libros se despachan de forma INDIVIDUAL, así que si pedimos más de uno pueden que lleguen en días diferentes.
  • Sólo se puede comprar con VISA o MASTERCARD, VISA débito, MAESTRO, AMERICAN EXPRESS y en algunas ocasiones vía PayPal. LAS TARJETAS DEBEN ESTAR HABILITADAS PARA REALIZAR COMPRAS AL EXTERIOR. Llamen a Visa o Mastercard para verificar.
  • En el caso de DARKER recién la orden será despachada después del 5 de diciembre. (Pero a ese precio y con envío gratis es lo de menos espera).
  • Es una web adictiva *comentario personal de Sharin y su pobre tarjeta en rojo xD*

Espero que les sirva.

CUALQUIER DUDA QUE TENGAN DEJAN UN COMENTARIO.







11.06.2017

MEGAPOST: Trailer completo de Fifty Shades Freed.



¡¡Ya está aquí!! 
Al fin podemos ver el trailer completo de la última adaptación cinematográfica de la trilogía.
Sólo queda esperar por la película ♥


En este post, les recopilamos varias versiones del tráiler, pósters, stills y más de 600 capturas.

(Post en constante actualización)






SUBTITULADO







11.02.2017

¡Horarios! Tráiler completo #FiftyShadesFreed

Como ya sabrán, es oficial el lanzamiento del trailer completo de Fifty Shades Freed el 6 de Noviembre, cuya duración será de 2 minutos y 22 segundos. Ahora les dejamos los horarios aproximados...



Entre las 10 y las 13 hrs.


Costa Rica
El Salvador
Guatemala
Honduras
México
Nicaragua

Entre las 11 y las 14 hrs.

Colombia
Ecuador 
Panamá 
Perú
República Dominicana 

Entre las 12 y las 15 hrs.

Bolivia
Chile
Paraguay
Venezuela 

Entre las 13 y 16 hrs.

Argentina
Brasil
Uruguay.

Entre las 17 y 20 hrs.

España
Francia